Inauguración del Año académico: PUCV abordó nuevos desafíos para las universidades en América Latina

El impacto de la pandemia, el déficit en el aprendizaje, la agudización de la brecha digital, la deserción estudiantil y el aplazamiento de los estudios, fueron algunos de los temas analizados

_DSC4931

Con la clase magistral “Educación Superior y Gobernanza: Desafíos y Oportunidades en un entorno cambiante”, a cargo de la ex ministra de Educación de Colombia, María Victoria Angulo, se efectuó la inauguración del Año Académico 2024 de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, día en que también se conmemoró el aniversario 96° de la Institución.

En el Salón de Honor de la PUCV se efectuó el acto académico, ocasión en la que el rector Nelson Vásquez recordó el sentido de visión de sus fundadores, que abrieron por primera vez las puertas de la Casa Central hace exactamente 96 años. “Esta comunidad universitaria se ha construido en el tiempo y ha generado un proyecto histórico en base a valores inspirados en el cristianismo, en el mérito y en un modelo educativo que cree en el aprendizaje de las personas”, expresó.

En palabras del rector Vásquez, “en su historia cada generación ha contribuido con lo suyo. Hoy contamos con estudiantes que nos interpelan en diversos ámbitos del quehacer universitario. Tenemos que acostumbrarnos a leer este contexto histórico, sin nostalgia del pasado, pero con gratitud a los que nos antecedieron y con una visión estratégica de largo plazo, recientemente renovada con el concurso de toda la comunidad de la PUCV”. 

IMPACTO DE LA PANDEMIA

La expositora María Victoria Angulo cuenta con una amplia trayectoria en el sector educativo y ha trabajado para UNESCO, junto con ser reconocida como una de las 100 mujeres transformadoras de su país, con menos de 50 años de edad.

La economista abordó los diversos retos que enfrenta la Educación Superior en América Latina, entre ellos: un déficit de aprendizaje, agudización de la brecha digital, deserción estudiantil y aplazamiento de estudios, cuestionamiento del modelo operacional económico de las instituciones de Educación Superior, la necesidad de contención emocional para los estudiantes, cambios en el ritmo y forma de la investigación, y la vinculación de las universidades con el sistema educativo, entre otros aspectos.

En ese sentido, recordó que 168 millones de niños y niñas fueron testigos de una pandemia que tuvo impactos a nivel emocional y cognitivo. “La pandemia nos trajo muchos dolores, solidaridad con las personas afectadas, pero desde el ámbito educativo nos dejó una serie oportunidades y retos. La tecnología se adoptó con una velocidad que no imaginamos, pero que debemos enfrentar con programas híbridos o 100% digitales con una calidad adecuada. El ámbito de la salud mental es relevante, veníamos hablando sobre la necesidad de abordar lo socioemocional. Ahora no es una elección, es imperativo trabajar en ello, tener red de mentorías y darles todos los apoyos a los y las estudiantes para tener una educación integral”, reflexionó.

En relación a las universidades chilenas, la expositora hizo un llamado a enfrentar un contexto dinámico marcado por la demanda de inclusión, calidad y relevancia; considerar desafíos de financiamiento con un enfoque que aumente la accesibilidad y reduzca la desigualdad en el acceso a la educación superior, evolucionar para responder a las necesidades del mercado laboral en constante evolución e innovar en la calidad de los programas para enfrentar un panorama competitivo internacional.

COMUNIDAD DESTACÓ INSTANCIA DE REFLEXIÓN 

La ceremonia contó con la presencia de estudiantes destacados de la admisión 2024, tanto en pregrado como en postgrado. Entre ellos, la alumna Francesca Solari de Ingeniería Civil Bioquímica señaló que “es muy importante que nos convoquen como estudiantes a esta instancia porque nos permitió aprender sobre los desafíos que tendremos que enfrentar en la vida universitaria, que impacta no solo en los profesores, sino que también en toda la comunidad”, reflexionó.

Diego Bernal ingresó a Ingeniería en Construcción y valoró esta instancia. “Fue una gran experiencia, me sentí bastante esperanzado al escuchar a una ex ministra de Educación de Colombia y me sentí muy bien recibido. Me emociona ser parte de una etapa de transición, de grandes cambios y de progreso. Tenemos que estar preparados para el futuro”, complementó.

El decano de la Facultad de Filosofía y Educación, José Miguel Garrido, añadió que “este es un espacio donde renovamos nuestro compromiso con un proyecto institucional. Nos recuerda cuál es nuestra misión, cuáles son nuestros objetivos como Universidad, en un contexto de difusión de un nuevo Plan de Desarrollo Estratégico para el Centenario. Este momento nos ayuda a resignificar la formación, investigación, creación y el vínculo con el entorno. Es un momento para valorar el esfuerzo que cada miembro de la comunidad desarrolla y ha realizado para llegar a estos 96 años”, indicó.

Finalmente, la profesora de la Escuela de Tecnología Médica, Ariane Luttecke, expresó que “fue una instancia de encuentro entre académicos, funcionarios y estudiantes de diversas sedes y nos permite conocernos y visualizar los desafíos que vienen para el resto del año. Es un orgullo ser parte de una Universidad que se acerca al Centenario y tenemos expectativas de la creación de nuevos programas de formación y será un año lleno de desafíos y oportunidades para trabajar en conjunto”, concluyó.

Las actividades de inauguración del Año Académico comenzaron previamente con la realización de una Misa en la Capilla de Casa Central, donde participaron representantes de la comunidad universitaria, la que fue presidida por el Obispo de Valparaíso y Gran Canciller de la PUCV, Monseñor Jorge Patricio Vega Velasco, quien hizo un llamado a caminar juntos en este nuevo periodo que comienza, donde es esencial abordar los desafíos en comunidad.

Be the first to comment

Deja un comentario